Crónica de un asalto

Dos camionetas partieron ayer a las ocho de la mañana de la avícola “La Esperanza” ubicada en la cuarta cuadra de la avenida Rosa Toro, urbanización “Cahuache”, distrito de San Luis. Esta empresa se dedica a la comercialización de aves vivas.

En el primero de los vehículos estaban el técnico de la Policía Nacional del Perú Roberto Sánchez Huapaya, además de los suboficiales José Peña Llerena y Fernando Sánchez Cabanillas. Habían sido contratados para brindar seguridad a los empleados de la segunda camioneta, donde viajaban Hilda Meza Villavicencio, empleada de la avícola, y Luis Reynaldo Saco Jaramillo, chofer de “La Esperanza”.

Los miembros de la PNP y el conductor acompañaban a la señorita Meza, quien debía transportar dos bolsas con más de 100 mil soles de un local cercano a la empresa. Tras recogerlas, ella abordó uno de los vehículos y emprendieron el viaje de regreso.

Al mismo tiempo, cinco maleantes con armas largas ocupaban los jardines de la plaza “Patiño”, mientras que otros nueve se organizaban en tres automóviles y se disponían a interceptar a las dos camionetas.

Siendo las 8:35 a.m., y faltando tres cuadras para que los ocupantes de los vehículos arribaran al local de la avícola, los maleantes echados en los jardines comenzaron a disparar en forma sincronizada, al mismo tiempo que sus cómplices hacían lo mismo mientras seguían a la caravana.

La primera camioneta en ser acribillada fue la que transportaba a los miembros de la policía, que se estrelló contra un ómnibus de pasajeros de la ruta 54 Surquillo – Callao. Sus ocupantes, heridos, bajaron para hacer uso de su armamento reglamentario, repeler el ataque y así salvar sus vidas.

La otra huyó en la confusión, pero fue alcanzada por los demás automóviles en la puerta de la avícola. Allí sus ocupantes fueron ametrallados y los despojaron de las dos bolsas con dinero. Al intentar oponer resistencia al robo, el chofer fue asesinado de un disparo en la cabeza, mientras que su acompañante resultó herida de bala.

Un patrullero de la delegación de San Luis apareció minutos más tarde, prestándose a recoger a los heridos y llevarlos al hospital “Dos de Mayo”. Más tarde un representante del Ministerio Público se presentó en el local de la avícola para proceder al levantamiento del cuerpo del infortunado chofer.

En el lugar del ataque fueron hallados por los peritos de Criminalística casquillos de fusiles AKM y FAL, así como de revólver calibre 38 y de pistolas 9 y 22 milímetros.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: